Protección pasiva frente al fuego

 

Los elementos de protección pasiva contra incendios son sistemas que desarrollan labores de aislamiento, compartimentación y sectorización en una estructura.

La protección pasiva especializada interviene en tres aspectos principales; en la protección de elementos estructurales, en el mantenimiento de la sectorización y en la protección de las instalaciones.

Las características de comportamiento al fuego de los materiales para la protección pasiva son dos: la reacción al fuego y la resistencia al fuego; la primera mide la contribución al desarrollo del fuego de los materiales, la segunda mide el tiempo en que determinados sistemas constructivos cumplen con su función.

Uno de los objetivos primordiales de este sistema es minimizar los daños del fuego e impedir que este se propague a otras estancias. De este modo, el tiempo de deterioro de la estructura se alarga y permite la intervención de los servicios de emergencia, así como la evacuación de las personas que se encuentren en su interior.

La instalación de este sistema se realiza para minimizar el impacto del fuego en un rango de tiempo, Ei 60′ , Ei 90′ o Ei 120′ y se puede aplicar en oficinas, locales de hostelería, viviendas, naves industriales, etc.

Somos instaladores de sistemas de protección pasiva frente al fuego desde hace más de 30 años.